Newsletters

¿dónde está tú árbol de problemas?

Tú árbol de problemas…

El muchacho que me está instalando la tarima flotante, ayer no fue su día día que digamos.

El pobre….

Y eso que venía recomendado por la empresa, como su mejor instalador.

A media tarde, se le rompió la cortadora.

Echaba un humo negro, y olía y pintaba francamente mal.

Hasta salto el diferencial.

Le era imposible seguir, y me dijo de continuar mañana a primerísima hora.

.- No hay problema.

Pero al marcharse, al instante, tocó al porterillo, para pedirme por favor si lo podía acercar a casa, que el coche no le arrancaba.

.- Menuda tarde llevas!.

Espera que bajo, y te alargo en un momento hombre.

Y el instalador, con semblante serio, y preocupado, no dijo ni “mu” los 15 minutos que tarde en llevarlo a casa.

Ni una palabra.

Al llegar, me dijo:

.- Pasa por favor a conocer a mi familia. Me encantaría…

Y como iba algo hundido, pensé, bueno así igual se anima.

Al acercarnos a la entrada, se desvío un momento, hacia un árbol, y lo abrazo.

Unos segundos.

.- Este está un poco ¿pirado? (pensé yo).

Pero al abrir la puerta, ver a su familia, su semblante cambió totalmente, sonreía, hacía bromas a los hijos, y daba besos a todos de forma entusiasta.

¡Que mimosín el carpintero!

¿y?

Pues que esta mañana le he preguntado sobre el fenómeno de ayer, del porqué de ese “abraza-árbol”, y me dice:

.- No puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero algo es seguro: los problemas no son de mis hijos, y aunque los puedo compartir con mi esposa, no deben afectar a mi calidad de vida con ellos.

Y ese ha sido un buen zasca.

Y justo es la descarga de problemas, los que tratamos en el tema 6, pero que en vez de un árbol, utilizamos una caja de cartón a modo de contenedor.

Diferenciando entornos.

Para que cuando llegues a casa, sepas separar perfectamente problemas del trabajo.

Y al revés, cuando estés en el trabajo, sepas separar igualmente bien, los asuntos domésticos.

Así cuando beses a los tuyos, besarás de verdad, y no estarás pensando en la cortadora, en el coche que no arranca, o en los malditos 20 años que te quedan de hipoteca…

Para los que quieren volver a sonreír…

Aquí te dejo una formación que construye…

“Tú árbol de problemas”

Para dejarlos ahí afuera.

Seguimos.

P.D. Ahora entiendo porque este chico es el mejor instalador de la empresa, tiene la cabeza bien instalada.

¿dónde está tú árbol de problemas?