173. La gestión del tiempo en el tsunami informativo

La gestión del tiempo en la realización de tareas burocráticas, como la gente se sirve de la digitalización para su comodidad, para su "adaptación" a hacer menos.

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

La gestión del tiempo en el tsunami informativo

Ayer en una cola de una Administración, vi a un hombre, de unos 70 años, llorar como un niño….

Se había rendido por completo, lo habían FULMINADO…

Tenía las gafas empañadas, estaba abatido, lloraba como una Magdalena, se retiraba de la ventanilla de información con una funcionaria “insensible”, con la cabeza mirando al suelo, taciturno, perdido, abatido.

Se había rendido por completo.

Ni se despidió del de seguridad, con el que minutos antes hablaba muy divertido.

Y aunque estamos algo insensibilizados, por llamarlo de alguna forma, somos todos auténticos autómatas conectados con auriculares bluetooth, nos ha salido una extensión en la mano, llamada móvil……

La escena me conmovió y mucho. 

Ahora mismo te cuento el porqué lloraba…

La gestión del tiempo en los trabajos

No te voy a descubrir nada nuevo a estas alturas de siglo.

La inmersión en la era digital, es plena, inevitable, y va a un ritmo que ya impresiona.

Los aparatos están cambiando, y los trabajos igual, aunque no para todos

Y en esta modernización, digitalización, en esta era 2.0, 3.0 o el número que ya toque, aplica también para las Administraciones Públicas.

Pero lo son para unas partes, y no para otras.

Muchas veces, lo son para la parte que interesa a los funcionarios para quitarse “pesadas tareas burocráticas”, amparadas en partes legislativas que les convienen.

El partido de tenis que jamás termina.

La persona que lloraba la otra mañana, era alguien que sólo quería obtener una vida laboral, y cambiar el domicilio en la Seguridad Social, al haberse mudado.

Y su partido de tenis, ya iba por tres administraciones diferentes.

  • Había ido al INEM, en su desconocimiento para hacer esos trámites. 
  • De aquí lo mandaron a Hacienda, para el cambio de domicilio.
  • Y de esta última, lo mandaron a TGSS, para obtener la vida laboral.

En la primera administración, ya se fue lograr nada, sin éxito.

En la ventanilla de información de Hacienda, la segunda que visitaba, ya le dijeron que si sin cita previa no lo podían atender, y que tenía que llamar a un 901.

El 901 no contestaba, le saltaba una máquina, una locución y nada. Resultado, 2º fracaso.

En TGSS la funcionaria “adaptada al mundo 2.0”, le dijo: 

.- “lo siento, la vida laboral,  debe de pedirse online, en un ordenador“

Y el tercer intento, infructuoso igualmente. 

Nos adaptamos como camaleones a lo que nos interesa

Las Administraciones, las personas, se adaptan como camaleones a los que les interesa..

Y como les interesa, EXIGEN al pobre contribuyente la máxima diligencia en……

  • hablar con un 901 que no entiende lo que le dices,
  • que te saques el certificado digital,
  • te autentifiques con @clave,
  • que te pidas tu la vida laboral desde el ordenador de casa, para lo que tienes que instalarte java, un apple,
  • autorizar la página como segura
  • tener acrobat reader… y
  • usar no sé qué navegador, pero ni firefox, ni «cromeee».….

Pero las exigencias que ellos nos exigen, no aplican para si mismos.

Porque si ya debe existir la posibilidad de tramitar tus expedientes, consultar tus datos, etc… online, como te acerques a ciertas administraciones (que no sea Hacienda, o alguna con muchos recursos), el poder consultar datos en relación a asuntos tuyos, ya eso no aplica, es una quimera…. tienes obligaciones, pero ya los derechos, de ellos hablamos otro día…

Ciertamente, es un salto generacional en el que estamos, e igual que te conté que los niños ya no juegan en las calles, en el podcast anterior, las personas mayores, ya están fuera de combate.

La verdad que el cambio, aa un poco de vértigo, estamos frente a un tsunami tecnológico, de nuevos conocimientos, de infinitos impactos.

Yo hago un poco de retrospectiva en mi trabajo, y es que no hay nada ya de lo de antes. Y no nos vayamos muy atrás, sólo 5/7 años por ejemplo.

Me han cambiado:

  • el sistema operativo, 
  • los discos duros ya no son físicos son SSD, 
  • el software que utilizamos ya no está en los ordenadores, está en la nube, 
  • trabajamos con dos pantallas, 
  • nos conectamos en remoto, 
  • hacemos vídeo conferencias, 
  • tenemos impresoras que son auténticos ordenadores, e incluso 
  • teletrabajamos para ahorrar desplazamientos….

Da ciertamente, bastante vértigo.

Olas para esa gestión del tiempo

Y es que esto trata de olas, o mejor dicho, de auténticos tsunamis:

.- Hubo una Ola en los 80: donde lo más destacado fue el correo electrónico, en trabajos “normales”, ni de broma había virtualización, teletrabajo, eran conceptos muy nuevos.

.- La otra Ola, entre 1995-1998 Ebay, Google, Amazon…. ordenadores baratísimos, conexiones ya más dignas, hizo aparecer los freelance. Teníamos conocidos que teletrabajaban.

.- Hoy estamos en una revolución que se produce cada dos años como mucho, en un Tsunami digital, y cada vez más resuena lo del teletrabajo, ser know-mada digital, trabajo en remoto, fibra óptica a velocidades de ensueño…. gafas que puedes visualizar en 3d lo que quieras

Hemos logrado hacer impresoras que proyectan hormigón y tienes tu casa lista en horas, pero no somos capaces de gestionar y priorizar nuestros proyectos personales o profesionales.
Paradojas del ser humano.

Y si la tecnología acompaña, pero sólo te sirve para un año:

  .- ¿cómo no vamos a adaptarnos nosotros?:

.- ¿realmente hay necesidad del presencialismo en todos los puestos de trabajo?

.- ¿es necesario calienta sillas por todos lados?

.- ¿y si tu empresa rinde más con personas que trabajan por proyectos, por resultados, y no por estar ahí?

.- Si hay que dejar de consumir gasoil tan contaminante, ¿para que comprar más coches?, ¿para ir a trabajar?….

Estas y otras reflexiones, son para darle una pensada, sin duda, y enlazan mucho con el trato recibido por esa persona en una administración. 

Que la tecnología no nos insensibilice.  Somos personas sensibles, y justo eso, que pensamos, nos diferencia de las máquinas.

Para el 2020 se prevé que el 45% de la fuerza laboral mundial sea knowmad. Es decir, la mitad de la población activa no estará vinculada directamente a una empresa, no estará contratada, sino que trabajará por proyectos…..

Sigo pensando que da vértigo lo que se avecina.

Y en todo esto hay una lección importante, no pierdas tu tiempo, gestionar bien tus proyectos será prioritario, fundamental, capear, y gestionar bien interrupciones, distracciones, tentaciones y trampas que nos invaden SE HA CONVERTIDO EN NECESIDAD DE PRIMER ORDEN.

Gracias por estar ahí.

Aquí te dejo mis redes:

Más información y notas transcritas del episodio en:
https://www.jesusbedmar.es/170

Para contactar conmigo https://www.jesusbedmar.es/contactar

Y estoy en algunas Redes Sociales (no se puede estar en todos lados):
Instragram: https://www.instagram.com/bedmar70/
Facebook https://www.facebook.com/jesus.bedmar/
Twitter https://twitter.com/bedmar70/
Linkedin https://www.linkedin.com/in/jesusbedmar/
Youtube: https://www.youtube.com/user/jesuso222/

Más post