160. Di no más frecuentemente. Ni que fuera fácil.

160. Di no más frecuentemente. Ni que fuera fácil. Si dice NO, te dejan de hablar, si dices sí, no dejan de abusar. ¿Y qué demonios hago?

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Di no más frecuentemente. Ni que fuera fácil.

Resulta muy fácil crear una entrada del podcast y poner toda esta teoría, di no, automatiza, evita interrupciones, define tu propósito, pero siempre, siempre, siempre hay una capa previa, un escalón que se da por subido, y muchos aún no lo hemos hecho.

Vamos con el “sencillo” di NO:

En esta semana una “compañera”, me pedía ayuda con un curso que ella estaba haciendo, con las contestaciones a preguntas en las que ponía una frase puñetera al final de la pregunta, y era “Fundamente suficientemente el sentido de su respuesta”. 

Y ella, esta sacerdotisa de la persuasión, con risa Pan-am, para fundamentar sus respuestas penso, vamos a que me la fundamente otro, que yo para pensar como que no estoy….

En cierta manera está siendo productiva a costa de hacerte a ti, menos productivo o un pringao…

¿qué dice la teoría para ser más eficaz?.

Pues que debía haberle dicho que no.

Porque existe un matiz muy interesante del que quiero profundizar más adelante y es la diferencia entre ser generoso, ayudar desinteresadamente, con otro en el que falla el gps, y te pasas muchos pueblos, y cansa muchísimo con respecto al anterior por la distancia, el consumo que inviertes, y es vivir sacrificado para con los demás.

Diferencia entre generosidad, y sacrificio con los demás. 

El 1º, ser generoso gusta, ayudar a los demás yo creo que es el pago no dinerario que yo con más agrado recibo.

Pero cuando esa ayuda se convierte en abuso, en “cómo me puede pedir ayuda una y otra vez, una y otra vez”, y no por el matiz de la reciprocidad, sino porque supera el sentido de la proporcionalidad, del sentido común, este duele y mucho, porque te sientes vasallo, víctima del abuso de los demás… incluso humillado.

En serio, creo que Duele, por cómo se comporta la gente.

Y ahora yo debería, cuando me piden ayuda, decir NO.

Pero empieza otro lío también…. qué excusa inventar, cuando en realidad lo que hay detrás de todo es abuso, y que tu internamente ya no quieres ayudar más, contribuir más a ese abuso-sacrificio que estás padeciendo…..

¿qué hice al final?

Efectivamente. Ayudar a mi compañera a fundamentar mis respuestas, que deberían haber sido las suyas.

Luego tendrá un bonito título-certificado en la pared, que pondrá “reconocimiento al aprovechamiento del curso…..”

Y si, efectivamente, los que expiden los certificados saben de lo que hablan, este certificado certifica lo evidente “El aprovechamiento” propio o de  algún compañero que fue el que fundamento las preguntas.

Por eso pienso que no es fácil decir a los demás NO…. por lo que siempre intentamos fundamentar tus respuestas.

Con lo fácil que sería “yo no te voy a hacer tu trabajo”

¿qué ocurre?

Que dejan de hablarte, empiezan las tensiones, y esto no lo soportamos…. incluso somos nosotros los culpables, los malos de la película de seducción…

No obstante a ese pedir y pedir de los demás, yo para consolarme, aunque el consuelo es muy efímero, aplico esta frase:

La persona que se mantiene ocupada ayudando a quién está debajo de ella, no tiene tiempo de envidiar a la persona que está encima de ella.

Consuelo de muchos, consuelo de tontos.

Será por eso que yo ya no envidió a nadie, aunque debo reconocer que he sido un envidiador profesional.

Di no más frecuentemente. Ni que fuera fácil.

Más post

Cerrar menú
×
×

Carrito

Acceso

Introduce tu Nombre de usuario y contraseña para tener acceso al contenido.