149. 26 razones por las GTD es para gente con TOC 1/2

26 razones por las que GTD es para gente con TOC, o gente que ya es productiva, y no lo necesita...

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

26 razones por las GTD es para gente con TOC 1/2

Que si GTD es Aburrido.

Difícil.

Enrevesado.

Que haces de todo menos hacer.

Que es para enfermos….

Navegando por la red, encontré una entrada hace algún tiempo que hoy quiero analizar con vosotros, y en la que se hablaba de 26 razones por las que GTD es para Obsesos, entre otras muchas críticas….

Y me llamó la atención, precisamente porque yo de vez en cuando le he dado una vuelta a lo de si mi obsesión por el orden, la eficacia, no será que tengo un ramalazo de TOC, ese trastorno obsesivo compulsivo, digno de tratamiento, y que tiene la difícil frontera del muy ordenado, al obsesionado con estos asuntos.

Y yo en cierta manera, incorporó mi productividad mi efectividad hasta la hora de poner los desayunos, no bailar mucho en la cocina, de una encimera a otra.

Cuando abro el cajón de los cubiertos, como sé que necesitaré 3 cucharas, no abró el cajón 3 veces, aprovecho una apertura para poner la cuchara de mi café que en ese momento preparo, la del desayuno de  mi hija, la 2ª en levantarse, y la última cuchara, para la mermelada de las tostadas.

Pero es que de paso, aprovecho, y como de ese cajón, necesitaré el papel albal, ese que se utiliza para envolver los bocatas, ya que estoy, también lo saco.

Una mezcla de productividad, eficiencia, y hacer menos ruido para no despertar a los otros integrantes de la casa que aún duermen.

Hablaremos de esto, y de 26 razones de porque hay detractores de GTD.

Simplemente, reflexiones mías, para fomentar el pensamiento crítico, que no defensas a ultranza del método.

Vamos con las 26 razones, que igual se quedan en algunas menos, por ser algunas, redundantes:

1.- Tienes que leer el libro.

Vamos a ver, esta es de aupa. Poner de excusa que tienes que leer 250 páginas de un libro, representa para mi algo básico.

Si no quieres invertir el tiempo que a ti te ocupe leer ese volumen de páginas, igual no te interesa, igual no te preocupa, igual tienes el síndrome del  “yo no quiero ser más productivo para que mi jefe gane más”.

Ese cortoplacismo lo comente en otra entrada el hijo de Ruta, te dejo un enlace por si quieres profundizar en ese esfuerzo.

La fama cuesta, ser eficaz, lo mismo.

GTD no es fácil, cómo ser productividad tampoco lo es.

2.- No es práctico

Casi todos tunean el método, es imposible seguirlo al pie de la letra. 

Y es posible, que la gente adapte cosas, de que no sigas cuestiones al pie de la letra. A mi mismo me ha pasado.

Yo como PMI certificado, con la inercia de la gestión de proyectos tradicionales, insistía en los proyectos en crearme inventarios de acciones, en esa persistencia de que todo proyecto es mejor que sea secuencial y lo ideal es tenerlo todo planificado.

Pero de lo que planificamos, a lo que va ocurriendo luego en la realidad, hay una gran distancia. 

Como método que es, no hay problema en trabajarlo, practicarlo, revisarlo…. todo requiere esa práctica.

GTD es un conjunto de hábitos, así que con el sólo hecho de quedarte con algunos, interiorizarlos, eso que te llevas….

3.- Es como un culto.

Se asocia tradicionalmente a Allen, al creador de este método con un movimiento de una iglesia cuyo nombre no recuerdo ahora, y ni falta que me hace.

Cuando un producto o servicio es realmente bueno, te dará exactamente que realidad religiosa hay detrás de todo.

El que es admirador de apple, de iphone, del entorno de la manzana, es incluso rebelde a dejar esa marca, y prueba a decirle, que el CEO de Apple es de una religión extremista, y verás la peseta que te muestra con el dedo.

Los adoctrinamientos, los dogmas, supongo serán para el que se deje adoctrinar.

4.- No hay conflicto entre la escritura y el pensamiento.

Supongo que a lo que alude, es que cuando apuntamos, descargamos ideas con la fase inicial de capturar, no podemos separar ese apuntar, sin pensar en lo que apuntamos, con lo que no puedes separar fases.

Pero es que igual que es difícil, anotar, dejar de pensar…. mejor es esto, aunque los dos movimientos vayan juntos, sean inseparables, que no hacerlo, no anotarlo, y estar rumiando ideas, en tu cabeza, que es mala para almacenar, durante horas.

Ya lo digo yo a menudo, en la tonta o en la lista, pero apuntalo.

5.- Hay una ventaja en pensar en lo que tienes que hacer

No se si es una crítica o qué es realmente. Pensar antes de actuar, debería ser un principio fundamental en toda acción, el Pensamiento Crítico.

Incluso en aquello más rutinario que hagamos normalmente, echarle una pensada de vez en cuando…. o preguntarte ¿lo estoy haciendo bien?, ¿de forma efectiva?, ¿o es el simplemente lo hago así porque siempre se ha hecho así. 

Es el ámbito de cantidad, y calidad de esas tareas…

¿pero y si hay otra capa previa, superior, de más enjundia?

¿y si son otras las tareas en cantidad y calidad a las que me debería dirigir?

¿es lo más importante, lo que más impacto tiene en mi organización para hacer en este momento?. 

¿no estaré haciendo el avestruz con esta tarea?.

Son cuestiones a plantearnos, que no todo el mundo está cómodo con ellas. 

De hecho hay gente que no quiere ni siquiera plantearse si lo que hace es lo más correcto o no, dime en qué me pongo, y no me cuentes, historias de propósito, de foco, o de hacia donde vamos.

6.- No hay límite para lo que puedes escribir. 

Efectivamente, la captura de los “incompletos” en tu mundo, el no determinar qué se debe y qué no se debe capturar dentro de tus áreas de responsabilidad, es un problema, porque habrá cientos de cosas por registrar en tu sistema, como seas un poco inquieto.

Piensa además que tienes las gafas de ver oportunidades para promocionar tu negocio, a poco que navegues por la red, incluso pasees por la calle, podrías estar capturando ideas, cuestiones a implementar….

Y eso está muy bien, pero luego ya aplicarás filtros… 

Acaso si tienes una mente inquieta en cuanto a ver oportunidades, por el hecho de anotarlas, o NO, no dejarás de tener esa mente inquieta.

Así que ahorra vueltas en la rueda del hamster, si ya lo has pensado, capturalo… e incluso si es recurrente, y te vuelve a venir, sabrás que su fuerza, tu interés, tu presentimiento en ti sobre ese tema es fuerte y debes trabajarlo. 

7.- La incubación es lo mismo que la dilación.

Incubar es dilación, procrastinar, no hacer…. como quieras llamarlo.

Y aquí aplica una cuestión muy relacionada con lo anterior.

E igual lo que nos ocurre es que estamos solos haciendolo todo, y nos causa esa incubación algo de frustración.

Es muy posible.

Pero Capturar, llevar un registro de proyectos, lo que si te da es la radiografía de tu vida.

Normalmente más cosas por hacer que tiempo disponible.

Con esta máxima, ya sabes lo que toca. Aplicar más sentido común.

.- O delego.

.- O automatizo.

.- O elimino.

.- O simplemente no hago.

O lo mejor de todo, haz sólo lo que tenga un impacto relevante en tu vida.

Qué es facturar más, céntrate en eso, qué es trabajar menos, céntrate en eso… de ahí la importancia de esa radiografía, del mapa completo… saber cuantos metros tienes en tu finca es importante, para saber si le vas a poner el riego con goteo, de cuanto dinero estamos hablando. 

Si ya, pero como voy a delegar, si estoy solo en mi negocio. Pues igual no tienes un negocio, y lo que tienes es un autoempleo, en el que todo quieres hacerlo tu. 

Y podrías decirme, ni que fuera fácil automatizar, delegar, eliminar….

Así de duras son las cosas.

Reitero lo dicho antes, ser productivo no es fácil…

También descargar trabajo que hagas tu, requiere esfuerzo, trabajo, estudio, imaginación o externalización….

8.- “Esperar es postergar”.

Poner tareas, en una lista a la espera, es una forma de no hacer las cosas. Es posponerlo.

Si queremos todo dicho y hecho, igual el que ha escrito esto, no sabe lo que es tener una lista de cosas por hacer, o un jefe, que le da un aluvión de encargos que ni siquiera te da tiempo a anotar.

Vuelve a coger sentido lo dicho en relación con el foco… y la dicotomía entre es que yo siempre vengo haciendo esto…. con es que igual eso que tu vienes haciendo, aunque te guste, aunque estés cómodo con eso, ya no debes de hacerlo….

9.- El aplazamiento es lo mismo que la dilación

Esperar, aplazar, creo que habla de lo mismo… aunque en este sentido igual habla por las tareas que uno tiene que hacer por si mismo.
No somos multitarea, y por la máxima de que hay más trabajo disponible que tiempo para realizarlo, habrá que hacer una cosa tras otra.

No hay más. 

10.- La delegación es la postergación

Aquí aluden a que porque delegues, no estás cambiando la responsabilidad.

Y coincido con que aunque delegues una tarea, un encargo, la responsabilidad es nuestra. 

De los éxitos, normalmente te pones las medallas, y cuando hay fallos, los colocamos a las personas en las que delegamos.

Es que este se ha equivocado…

O por error informático…

¿que error informático?. El que se equivoca siempre es una persona… ocurre mucho en las publicaciones, por error informático, tipografico…. no van a poner por error de Antonio, de Pepe, o de como se llame el que cometió el fallo. 

Al hilo de estas últimas 3 razones de porque GTD no funciona, esperar, aplazar, delegar…

Que pruebe alguien a encargar la realización de una página web, y que le diga a la empresa que la quiere para mañana….

Pues claro que la espera, el aplazamiento…. son formas de postergación… porque sencillamente no estás sólo tú en el mundo, y cuando trasladamos el resultado de algo en el tiempo, por definición hay postergación.

11.- ¿qué sucede si la persona a la que delega no está usando GTD?

Esta razón me gusto al leerla. 

Critican aquí, algo que no aplica a quien no use GTD.

Que tiene que ver el culo con el pulso.

Yo soy un caos. Pongamos por caso.

Y encargo o delego algo en un compañero.

¿que tiene que ver GTD con ese compañero?.

El se organizará como a él le venga en gana.

Con GTD, con ZTD, o comiéndose la rana…. mientras a mi me apoye, me ayude, me entregue en plazo aquello que le encomende, qué tiene que ver cómo él se organiza.

Lo que pasa que nos hacemos nosotros mismos unos líos de aupa.

GTD es un sistema de organización personal.

Para ti, sólo para ti.

No es para gestionar equipos.

No es para compartir proyectos…

Y trata de hábitos de productividad, de muchos hábitos, así que implantar todos cuesta… es así, es una realidad.

Para esto ya existen cientos de herramientas, que requieren estudio de más de 250 páginas seguro…. por lo que no debes extrapolar hábitos productivos de GTD en otros. 

Haya cada uno con sus cosas.

Aplica el que cada perro se lama …..… ya no recuerdo el refrán.

12.- A veces la postergación funciona

Indica en este razón que si GTD no puede detener la postergación, tal vez eso sea algo bueno.

Las cosas importantes generalmente dan paso a cosas urgentes de todos modos, y posponerlas mientras las tienes en la cabeza a menudo significa que cuando vayas a hacerlas, sabrás exactamente qué hacer. Sin embargo, no gracias a GTD.

GTD recoge tu realidad, el que aparezcan urgencias, claro que está al margen de GTD.

Apareceran siempre, son consustanciales.

Incluso son urgencias inventadas, las de tus superiores.

Recuerdo una compañera que tenía la muletilla de decir a todo, esto es urgente, urgentísimo, lo ha pedido dirección…. y la mentira se pilla rápido. 

Era lo que ella quería dejar listo en ese día, dentro de sus prioridades.

Así que tus urgencias, no son las mías… debe aplicar en las organizaciones.

Que las urgencias, sean reales, no inventadas.

Porque ya sabes que pasa, que si inventas urgencias que no lo son, pues no te fías de esa persona. Y en productividad ocurre igual, si inventas fechas, proyectos como urgentes, por criterios que no lo son, tu sistema se vuelve poco fiable, y acabas abandonándolo.  

De hecho si en tu negocio, hay muchas urgencias, igual hay una capa de gestión, de cuidar los procesos de negocio, las entregas, que se yo, que deberás mejorar, aligerar, para evitar las urgencias, o disminuir cuantas más mejor.

Insisto en que GTD no hace milagros, pero sí da una radiografía buenísima de tu vida, incluso para detectar qué urgencias son tuyas, y cuáles las de otros.

 13.- Confía en tu instinto y experiencia no en David Allen.

Hay algo que es una verdad aplastante. Como en un colectivo demuestres una habilidad, te machacaran para que hagas eso, siempre tendrás más trabajo por hacer. 

Por lo que muchas veces resuelves determinadas cosas, estás siendo productivo, y es gracias a tu habilidad, a tu confianza en tu instinto por lo que logras sacar el trabajo hacia adelante. 

Y esta bien, pero tampoco quita que lleves un pendiente de lo que tienes por hacer. Sacar conclusiones de eso que haces por inercia, porque siempre se ha hecho así, te permite, ver con algo más de perspectiva…

Igual eso que haces no es lo correcto, o no lo haces bien, o tu instinto te falla.

De hecho, lo que tu instinto te marque, no veo porque no priorizarlo en tu GTD.

Tener métodos para hacer, no implica rigidez, o no aprovechar tus instintos, tu experiencia, tus fortalezas.

En el episodio siguiente, las otras 13 razones, y conclusiones.

GTD es para gente con TOC?

Más post

Cerrar menú
×
×

Carrito

Acceso

Introduce tu Nombre de usuario y contraseña para tener acceso al contenido.