141. Lo que me enseño una bruja (de productividad)

Enseño una bruja.... no tienes que ser tan rebuscado para aprender, pero eso si, aprende aquello que tenga impacto en tu vida.

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Enseño una bruja…

Para el que no lo sepa, yo escribo un mail cada día a mis suscriptores.

Y puede que consideres que eso es spam, que eso cansa, pero lo cierto es que mientras no aburras al que hay al otro lado, incluso lo diviertas, trates temas que se sientan cómodos, ¿por qué se van a cansar?, ¿ por qué se van a dar de baja?

En el episodio de hoy, escucharemos música, una letra de una canción muy conocida, y verás como puede resultar interesante, desmenuzarla un poco.

Por el tipo de formato, esta entrada mejor escucharla, que leer la transcripción del podcast.

Recientemente he comenzado un proyecto nuevo que tiene buena pinta, ya te contaré más adelante si cuaja, no te quepa duda.

Apuntarte nada más que va de Fotografía….

En una reunión por skype, uno de los compañeros de este nuevo reto, me preguntaba, mientras esperábamos la incorporación de otra persona

¿qué cómo tengo tanta imaginación para enlazar ideas de películas y series, “batallitas” de la calle con la productividad, o con el curso del Ferrari de la productividad, GTD, o haber inventado la idea del mono-loco…

Y le conteste:

.- “Bueno no es difícil, sólo hay que ponerte en modo radar, escuchar de verdad… lo que ya poca gente hace, no porque hayamos perdido la costumbre, o tengamos algún tipo de invalidez de atención-auditiva, sino porque estamos invadidos por completo de interrupciones y distracciones.

En estos días, mientras he salido a correr he escuchado letras de canciones, que dan lecciones de productividad magistrales, combinan con muchas cosas.

Una de las canciones que escuchaba a ritmo “trote cochinero”, decía así…

…para que veas cómo pueden aplicarse al producto que sea que quieras promocionar, productividad, coaching, fotografía, formación, etc:

Ahora sí
Parece que ya empiezo a entender
Las cosas importantes aquí
Son las que están detrás de la piel

Este pequeño trozo de canción, puede hacer alusión a que lo que verdaderamente hay que perseguir, es lo que sientes de verdad, y esto aplica a todas las cosas.., entender tu propósito, las cosas importantes es básico…

Y todo lo demás
Empieza donde acaban mis pies
Después de mucho tiempo aprendí
Que hay cosas que mejor no aprender

Hay cosas que si no van a tener proyección en tu vida,

¿para qué quieres aprenderlas?.

Con el tiempo vas aprendiendo, qué merece la pena realizar y qué no, y esto se consigue después de mucho tiempo aprendiendo y haciendo…. y evidentemente llegas a la conclusión de que “hay cosas que mejor no aprender”…

El colegio poco me enseñó
Si es por esos libros nunca aprendo

Retener datos y más datos…., puede valerte para el hábito, para ampliar tu espectro de conocimiento, de fuentes, de disciplinas…

De hecho, ayer hablaba con una recién graduada en “Teleco…”, al parecer una carrera de las más duras… y no tiene ni idea ni por donde tirar, y refería que saber, saber cosas en profundidad, pues como que no…. decía “Con lo que sé ahora mismo, no podría montar una empresa….”

Y no sé en la carrera, pero en la enseñanza más básica, las cosas deberían cambiar, las formaciones deberían ser de otro tipo…

A coger el cielo con las manos
A reír y a llorar lo que te canto
A coser mi alma rota
A perder el miedo a quedar como un idiota
Y a empezar la casa por el tejado
A poder dormir, cuando tú no estás a mi lado
Menos mal que fui un poco granuja
Todo lo que sé me lo enseñó una bruja….

Reír, llorar, intentar coger el cielo con las manos…. la vida misma, tu particular andadura…

Lo de empezar la casa por el tejado…. suele ser muy habitual, lo del miedo a quedar como un idiota te hace precisamente estar en zonas de confort, el resto de tu vida por tal de no afrontar ese miedo, el temor al ridículo, a pasar noches sin dormir…

La canción es “La casa por el Tejado”, de Fito y Fitipaldis…

Las canciones, las películas, citas, curiosidades, cosas que has vivido, son relacionables con cientos de cosas, sólo hay que escucharlas, estar atentos, y enlazarlas, casarlas, maridarlas, marinarlas…. con asuntos de los que quieres hablar.

¿Qué quiere la gente?

Esto es lo que la gente quiere, reír, llorar (de alegría preferiblemente), disfrutar, no tener miedo….

¿cuántas veces no has escuchado, ese perro es como el dueño, porque ambos son tranquilos?
¿o su esposa es igual que el esposo, forman una gran pareja?
¿son como el agua y el aceite, por eso se complementan, para personas que son muy diferentes?

Todo pega con todo si le logras sacar el jugo.

Lo importante, para ser más efectivo, para lograr tus objetivos, es no hacer todo, pegue o no, sino hacer aquello que más impacto tenga en las metas que persigas.

Y resulta que he salido varios días a correr, recuerda a trote cochinero, y siempre me surgía la idea de hacer un podcast con este contenido, que tirará de la canción que hoy hemos escuchado,

Pero ¿qué ocurre?

Lo que tú ya sabes y experimentas a diario, la mayoría de las ideas nunca llegan a realizarse.

La semilla de cada idea es un pequeño pensamiento acerca de algo, brillante y efímero, que viene y se va en cuanto cualquier cosa de tu entorno — un email, una llamada, una tarea, una piedra que saltar, alguien que te cruzas corriendo — te vuelve a distraer.

Otras veces, la idea te motiva, te emociona, disfrutas, sufres, lo que sea… pero vuelve a ocurrir….

…. pasan unos segundos, pasas al modo “rutina” decae esa excitación o emoción y, con el tiempo, la idea termina cayendo en el olvido.

Bueno esta ya hoy se ha hecho realidad.La letra de la canción continúa… te recomiendo escucharla.

“A perder el miedo a quedar como un idiota”…. na na na na!!!

Más post