103. En ocasiones veo m…., más GTD. Espectros productivos III

¿a qué esperas a implementar GTD en tu vida, sólo tienes que desarrollar el hábito, son sólo 21 días para implantar uno de ellos?. Hablaremos hoy de lo fácil que es implementar GTD en 21 días, ¿o me falta un cero detrás del uno?.

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

GTD Espectros productivos. ¿GTD en 21 días?

De GTD habrás escuchado ambas dos, pero para no ser negativos, seamos optimistas hoy, quedémosnos con la primera opción, de que es fácil.

Por lo que siguiendo al propio autor del método, en su web oficial comenta que solo necesitamos:

  • 10 listas, nada más, como ha comentado recientemente en una entrada del blog,

Y cómo método nuevo, como sistema adicional al que te enfrentas, requerirá hábitos.

Pero siguiendo con el optimismo, vamos a echar unos números muy sencillos.

GTD Cálculos para implantar el hábito o método

Dicen por ahí que un hábito es cuestión de llevarlo a cabo de manera recurrente, e ininterrumpida durante 21 días. Más o menos, no nos pongamos quisquillosos. Igual para algunos son 15 para otros 30, da igual…

Así que ya sea en papel, o ya sea con alguna aplicación, basta con programarme una alarma cada mañana que me recuerde que haga los 5 pasos que tiene GTD, crearme 10 listas, y al día 22, días arriba o abajo, “ya sabre Kunfu”, y me dirán por la calle,

«Miraaaaa!!!! hay va el NINJA de GTD».

GTD Me caigo del método una y otra vez

¿y entonces si es así de fácil, porque se cae la gente del método, bastaría con ponerte una alarmita en el móvil?.

Todos tenemos esa opción de programar un aviso recurrente, si no en el móvil, porque no tienes, en el ordenador, en postit en la nevera, en donde sea…

Pero es que las cuentas no acaban aquí…. las cosas sin esfuerzo, igual no conllevan resultados o estos son casi inapreciables.

GTD Las revisiones semanales cuentan y mucho

Debo recordarte ahora en este punto de nuestro optimismo exponencial, que GTD, requiere revisiones semanales, dicen es uno de los hábitos más importantes que existen, de lo que estoy totalmente de acuerdo…

…. pero siguiendo con las matemáticas, si cada revisión, hay que hacerla cada 7 días, si multiplicó por los mínimos 21 días del hábito que venimos barajando, 21 días que necesito repetir para implantar con éxito ese hábito concreto, nos vamos a casi 150 días.

Arriba o abajo.

Y algo más a añadir, piensa, que tienes que dedicar unos días a leer el libro, otros a recopilar papeles, ordenar tu vida en el sentido de ordenar tus bandejas de entrada, determinar tus áreas de responsabilidad, ver tus rutinas de trabajo, capturar tareas y proyectos, así como objetivos, vamos a poner 50 días más para hacer ese previo necesario a implantar la metodología, ya que es un proyecto en si mismo y tendrás que dividir.

Las cuentas son las que son.

Nos vamos al final a 200 días como poco, para llevar el método medianamente normal, no te vayas a creer que serás el ninja de GTD, en sólo 20, es cuestión de ceros, pero no es lo mismo.

Pues con esto quiero ponerte de manifiesto que llevar GTD, requiere compromiso, y esfuerzo, para ganar ese control que atribuyen a este increíble sistema de organización personal, pero que esfuerzo requiere, mucho, y más de un rato.….

¿ya has acabado no? ¿Quedamos en 200 días…. no?

… para un poco, además después llega la perspectiva…. adquieres el control en esa primera fase, y empiezas a cuestionarte, todo esta capacidad de trabajar más, de ser más efectivo:

¿esta bien encaminada, bien dirigida, o he estado haciendo y haciendo urgencias de otros, trabajando sin foco, sin rumbo, sin brújula…..?

E igual se te van otros 200 días en saber al menos, clavar la flecha en la diana…… en tener ese sherpa digital que te oriente a conseguir metas y objetivos.

GTD y las preguntas que debes hacerte previas

¿tienes el compromiso para dedicar 400 días a GTD?. Esta es una realidad, ahora “la piedra está en tu tejado.

¿Merece la pena esa inversión de tiempo?

Te diga lo que te diga, la decisión es sólo tuya.

GTD ¿qué gano en realidad? ¿No será más trabajo verdad?

Cuando te acercas a GTD, en teoría es para trabajar menos, tener menos tiempo libre, ser más efectivo, ese ideal que todos buscamos, trabajar menos horas, o más aún, hay quienes disfrutamos mucho trabajando en lo que nos gusta, porque así no es trabajo es hobby, y nada más con el paso primero del método, la captura, registrar, recopilar, te das cuenta, de que hay muchas más cosas que hacer, y el efecto que querías conseguir, se vuelve justo el contrario.

Ahora tienes más trabajo.

Menuda situación, un método que me da más trabajo…. que le den…. y hay muchos que es justo lo que hacen, que le den…. y lo dejan….

Y puede parecer así al principio, pero luego empiezas a descubrir herramientas, que lo único que te muestran es una radiografía muy fiel de tu vida, de tu trabajo, de tus áreas de responsabilidad que igual jamás “NUNCA LES DISTE FORMA, NÚMERO”.

GTD una radiografía de vida ¿te gusta lo que ves?

Y así ahora, con esto sobre la mesa, pues ya podrás, poner proyectos en ADTV, una auténtica pasada el posponer en un acto voluntario en una lista cosas que ya harás más adelante, te dará la capacidad de ver en donde tienes cuellos de botella, en donde necesitas ayuda, y puedes delegar, en donde puedes insertar automatizaciones de procesos, en donde externalizar determinadas cuestiones……

GTD te da muchas respuestas, y otra vez te hago la pregunta.

GTD ¿merece la pena esa inversión de tiempo?

Sin duda ya te he contestado.

Otros episodio en el que hablamos de espectros productivos:

¿eres dócil, sumiso, o eres proactivo, te gusta «meterte en líos»?
¿eres persona río o persona Goal?

Más post